Proficiscentur

Sigue caminando

sigue avanzando

no olvides lo andado

pues marcó tus pies

 

 

Anuncios

Tempus fugit

Tan ciego para no ver

que el presente se escapa

y no poder comprender

la suerte de la vida

Heaven or hell

Después de estar inactivo durante un tiempo aquí dejo otro pedazo de “algo”

Mariano salió lo más rápido que puedo de la iglesia, entre las miradas perplejas de la gente y los empujones del párroco. Seguía sin encontrar respuestas, <<sin duda alguna la vida está llena de callejones sin salida. El hombre se encuentra bajo la presión de la sociedad, el entorno, las expectativas, y el desapego al fracaso. Siendo válido sólo lograr el éxito pero… ¿qué es el éxito? ¿Es lo mismo para todos? ¿Acaso no fracasamos todos en algún momento o ámbito de nuestras vidas? Puesto que si todo el mundo pudiera llegar a la cima, ésta no sería tal y sería un valle. Y para que exista la cima tiene que existir un amplio valle en donde resida la base de la montaña, que a medida que alcanza altura se vuelve más angosta y difícil de transitar>> Todas estas preguntas y dudas rompían la cabeza de Mariano. Leer Más…

Sin título – bonus track

Sigo repasando y reescribiendo, dura trabajo pero con muchas ganas para conseguir que el resultado sea aceptable. Ayer empecé a darle vueltas a otro posible relato, más o menos ya sé como va pero no lo tengo muy claro… os dejo un trozo:

Recluidos en el cuartel general estaban repasando la estrategia, los últimos insurgentes estaban entre ellos, el resto habían sucumbido ante las presiones del gobierno o habían sido capturados.

Su número había sido drásticamente reducido con el paso de los años, no era fácil luchar contra el sistema y no todos eran capaces de aguantar la presión. Los que decidieron no luchar se entregaron y el resto decidió vivir en la clandestinidad y aparentar. Pero fingir frente al resto de la sociedad era una muerte prematura y sólo era cuestión de tiempo que fueran descubiertos y encarcelados. Leer Más…

La rueca – primera versión

Mucho se temió después de lo que pasó aquella tarde, durante muchos años los reyes estuvieron persiguiendo tener descendencia,  cuando por fin lo lograron todo se torció el día del banquete para celebrar el nacimiento de su hija.

Por olvido, despiste o falta de ganas como suele pasar con la mayoría de las suegras, se despreocuparon de invitar a una de las trece hadas que vivían en el reino. Al finalizar el banquete cada una de las hadas regaló un don a la princesa: virtud, belleza, riqueza… Cuando sólo quedaba una por conceder su virtud, apareció de malos modos como no podía ser de otra manera el hada que se dejó de lado. Llena de furia deseó que la princesa se pinchara con el huso de una rueca al cumplir quince años y muriera. Leer Más…

La princesa envenenada

Como era habitual el príncipe salió a dar un paseo a caballo por los bosques cercanos al castillo, era conocido por todos su interés de explorar los territorios que heredaría, esta vez se adentró en una zona en la que nunca había estado. A lo lejos, y encima de una colina vio un resplandor. Parecía una urna con algo en su interior, a medida que se acercaba  a ella con asombro se dio cuenta que se trataba más bien de un sarcófago, un sarcófago de cristal con un cuerpo en su interior. Leer Más…

El calor del poder parte 3 – fragmento

Después de confirmar que escribo bastante mal,  afirmación que deja ámbito de mejora y superación, dejo otro fragmento de un relato. A ver que os parece 🙂

Con el paso de los meses el rey tomó como habito visitar a Briselda y Herminio, surgió una pasión en su corazón. Le resultaba fascinante hablar con ellos, saber de sus inquietudes y su visión de la vida, tan alejada de los lujos y las comodidades.

—¿Cómo podéis vivir de esta manera? Apenas tenéis dinero, la granja os sirve sólo para subsistir y estás invalidado. —preguntó el rey.

—Buscaba el retiro majestad, después de servirle como fiel soldado lo único que buscaba era un lugar tranquilo donde formar una familia —contestó Herminio. Leer Más…