Archivo | poesía RSS for this section

Intersecciones – fragmento

La besó con dulzura en los labios, luego la miró y sonrió. Ella se quedó pensativa, anhelaba la libertad que sus ojos le prometían. No era tan sencillo, tenía cargas familiares. Lucía, un pequeña niñita de cuatro años le retenía en aquel lugar. Llevaban semanas planeando un plan de fuga, una salida a aquella situación. Incluso le habló de dejarlo todo y huir, empezar una nueva vida el algún lugar perdido, que ni ellos mismo supieran donde estaban. Leer Más…

Anuncios

Seppuku

—¿A qué has venido?

—He venido a morir —respondió Luis.

Bajo la lluvia Luis y el monje se miraron intentando descifrar cual iba a ser la siguiente pregunta.

—Son más de las doce de la noche, he estado a punto de llamar a la policía. No recibimos visitas, salvo los días acordados.

—No vengo de visita.

Leer Más…

Oculto

Las sábanas todavía olían a él, aquel había sido el primer asalto. Ella sabía que volvería a por más, permaneció inmóvil en la habitación. La cama estaba sudada y resbalosa pero a ella poco le importaba. Siempre era así, él la iba a visitar. Su cuarto y su colchón eran la guarida perfecta para evadirse de la rutina diaria. Leer Más…

Maquillaje – completo

El espejo reflejaba su dolor, suspiró resignada. Había sido mala suerte, nada más. No servía de nada seguir lamentándose. Se lavó la cara, se peinó y se maquilló lo mejor que pudo.

Bajó a la calle decidida, su primera parada fue la panadería, pidió turno y miró como despachaban al resto hasta que la atendieron. Los ojos de la panadera se clavaron en su rostro, se produjo un incómodo silencio, ella sabía bien de qué se trataba pero no le dijo nada. Cogió la barra de pan y mientras esquivaba las miradas fue hasta la droguería. Cogió varias bases y maquillaje. Mientras caminaba por el pasillo podía oír como cuchicheaban sobre ella. No era la primera vez que pasaba, y cada vez estaba más harta sin embargo, no dejó que esos susurros le borraran la sonrisa y siguió adelante hasta la caja registradora. Leer Más…

ETERNO – fragmento

—Les dedico lo mejor de mí, de eso no tengo duda alguna. Me empleo a fondo, es mi trabajo y como tal creo que debo dar la mejor versión de mí. No me importa quedarme más tiempo y hacer horas, mi trabajo también es mi pasión y siento que estoy haciendo algo para que sus seres más queridos se sientan mejor.

Leer Más…

Interior

Se levantó de la cama llena de energía, sábado por la mañana, tenía todo el día por delante para hacer lo que le viniera en gana. Es más, tenía todo el fin de semana para ser ella y dejar de lado los convencionalismos. Toda la semana: trabajando, cumpliendo con sus obligaciones, con sus hijos y lidiando con un tormentoso divorcio que le consumía por dentro. No había hecho nada malo, sólo decir la verdad y decidirse por ser quien realmente era. Leer Más…

Paralelo fragmento 1

Volvió a comprobar su bandeja de entrada, los mails seguían aumentando, el ritmo de trabajo era bastante elevado. Se pasaba el día entero encerrado en la oficina, horas y más horas dedicadas a su empresa. Todavía no sabía cómo había acabado regalando su vida a aquella multinacional, que como todas, únicamente están interesadas en seguir exprimiendo el modelo capitalista. Leer Más…