Sin título – bonus track

Sigo repasando y reescribiendo, dura trabajo pero con muchas ganas para conseguir que el resultado sea aceptable. Ayer empecé a darle vueltas a otro posible relato, más o menos ya sé como va pero no lo tengo muy claro… os dejo un trozo:

Recluidos en el cuartel general estaban repasando la estrategia, los últimos insurgentes estaban entre ellos, el resto habían sucumbido ante las presiones del gobierno o habían sido capturados.

Su número había sido drásticamente reducido con el paso de los años, no era fácil luchar contra el sistema y no todos eran capaces de aguantar la presión. Los que decidieron no luchar se entregaron y el resto decidió vivir en la clandestinidad y aparentar. Pero fingir frente al resto de la sociedad era una muerte prematura y sólo era cuestión de tiempo que fueran descubiertos y encarcelados.

Los gestos eran de preocupación, llevaban meses preparando el golpe definitivo y sabían que no tendrían otra oportunidad. Sus recursos se agotaban y habían invertido la mayoría de ellos en ejecutar el plan, no podían fallar, demasiadas esperanzas e ilusiones estaban depositabas. Sabían que si lo lograban todo cambiaría, todo volvería a tener sentido para ellos y por fin lograrían su victoria tras años de lucha. Leidtogi había pasado a ser el nuevo líder, las circunstancias le empujaron, agotada la vía política que nunca había funcionado sus propuestas empezaron a cobrar más fuerza y cuando los anteriores líderes desistieron o fueron presos le llegó su turno. No quiso protagonismo público y todo pasó por crear una resistencia clandestina, lo que suposo que muchos desistieran en su empeño al radicalizarse el movimiento. Leidtogi no veía otra opción posible, muchos se debatió en el parlamento y nada se consiguió. Sólo se obtuvo frustración e incomprensión.

Leidtogi nació de forma natural, sus padres ocultaron el embarazo del sistema y cuando su madre estuvo a punto de dar a luz se escaparon a un refugio de la resistencia biológico donde le asistieron para dar a luz. La mayoría de los que se encontraban aquella noche reunidos en el cuartel general habían nacido biológicamente, el resto fueron engendrados artificialmente por Gervi Lifid. Un sistema operativo que se creó con el propósito de preservar la vida y aplacar el virus que contrajo la humanidad al iniciarse la tercera guerra mundial. La humanidad quedó infectada por el virus G-565, el objetivo era exterminar mediante armas químicas al enemigo. Se perdió la cordura y se violaron todos los tratados humanitarios, el resultado fue que toda la humanidad quedó condenada. Nadie podía tener hijos, la humanidad quedó castrada químicamente, todos perdieron. La locura llegó al punto que el ser humano dio un paso más, no contento con haber extinguido otras formas de vida al final se condenó a sí mismo.

Anuncios

Etiquetas: , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: