Un mal viaje

Como cada mañana se preparó su taza de café con leche acompañada con una magdalena, el ritual del desayuno es muy importante para Prudencio. Siempre desayuna en pijama mientras escucha la radio, después se viste tranquilamente, por último va al baño para acabar de asearse y hacer sus necesidades antes de emprender el camino al trabajo.

Siempre emprende la misma ruta para ir hasta el metro, es la más óptima. Otras posibles rutas sólo conducen a una pérdida de un par de minutos que no considera beneficiosa, su ruta le resulta más agradable puesto que pasa cerca de un parque y le conforta contemplar los árboles antes de sumergirse en la oscuridad del metro.

Encarando la recta final para marcar el billete  en el metro nota cierto revuelo delante de las taquillas, hace caso omiso y decide marcar su billete. Acto seguido nota una presencia que se le pega en la espalda, y aprovecha para pasar detrás suyo antes que las barreras de acceso al metro se cierren. Se queda perplejo y mira con cara de asombro a la joven que acaba de colarse detrás, ésta no responde ni le da ningún tipo de importancia a su acción.

Queda perturbado y pensativo mientras esperaba en el andén al metro, su mirada sigue clavada en aquella joven <<me preocupo por pagar mis impuestos, pago mi billete de metro y miro de no hacer el mal a nadie, que esa chica se haya  colado detrás mío en el fondo me está robando>> Mientras sigue pensando llega el metro, sube en el mismo vagón que la joven y no para de dar vueltas al asunto, podría acercarse a ella e indagar acerca de sus motivos para no haber pagado su billete de metro.<< Quizás se trata de algo esporádico, podría darse el caso que no tenga dinero o se haya dejado el monedero en casa, en ese caso podría aceptar el agravio>>.

Por su juventud y su vestimenta “hippie” no parecía que se dirigiera a trabajar, de modo que no estaba del todo justificada su acción. Se acercó hacía donde estaba sentada la chica <<encima de no pagar se sienta, que poca vergüenza esta juventud, quizás tiene que ir a ver a alguien que necesita de su ayuda>> se fijó que llevaba una mochila. Pensó que podría ser que tuviera que hacer algún encargo con urgencia y optó por coger el metro a pesar de no poder pagarlo. Pero, y si fuera todo lo contrario y se hubiese colado sin ningún tipo de remordimiento ni cargo de conciencia. Prudencio no lograba comprender que si se trataba de una conducta habitual tuviera que colarse detrás de alguien, <<en el fondo lo que está haciendo es robar a la gente, si lo que pretende es perjudicar al sistema debería saltar sin más las barreras del metro y no pasar detrás del que sí paga su billete>>  Cuando hubo ordenado sus ideas y alcanzado una conclusión, se dispuso a comentarlo con la joven, pero su sitio había sido ocupado por otra persona y Prudencio se quedó con su resolución para sí mismo.

Anuncios

Etiquetas: , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: