Zapato de conveniencia

Trató una vez más de introducir la masa de carne en el zapato de cristal. No lo consiguió, aquel puzzle no tenía solución. Se retiró hacia la ventana y respiró. No era capaz de creer que aquella doncella fuera la misma que perdió un zapato de cristal en el baile donde la conoció. Espero durante meses aquel momento, mientras luchaba lejos de su hogar para salvar su reino, pero la fisionomía de aquella mujer no coincidía con su recuerdo.

Nada quedaba de sus apretadas carnes y su esbelta figura. Se tapó la nariz e hizo un último intento, fracasó de nuevo. Al día siguiente puso un anuncio en el periódico buscando princesa, el zapato fue destruido.

Anuncios

Etiquetas: , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: