Azul Infinito en el amor online – parte II

Azul acabó cediendo al siglo XXI y se instaló varias aplicaciones para conocer gente en su móvil, puestos a entrar en ese mundo pensó que no habría nada en bajarse más de una. Así también se aseguraba probar distintas y comparar entre ellas para qué sensaciones sentía con cada una.

Sin embargo el vacío y el miedo que sentía en su interior crecían con el paso de los días, sin duda alguna tenía toda la vida por delante, pero la soledad y el cansancio de no encontrar a nadie que le hiciera perder el juicio y latir el corazón la cegaban y la arrastraba hacía el abismo de la desidia.

Probó con las aplicaciones, una era  un aparador en la que sólo tenía que decidir si le gustaba lo que veía o no, en otra podía decidir si hablar con la gente que se había cruzado y la última le sugería personas basándose en su perfil y podía decidir si hablar con ellas o no. No fue difícil empezar a recibir mensajes de pretendientes, y por momentos sentía presión o agobio por la cantidad de mensajes que recibía. Por momentos tenía la sensación de estar respondiendo a mails del trabajo, le iban llegando mensajes y miraba de responder a todos de una manera cordial y profesional… hasta que cayó en la cuenta que había entrado en ese mundo para ligar.

Sólo se centró en contestar a aquellos que le resultaban más atractivos, miró de desterrar el sentimiento de culpabilidad por no contestar a todos, pensó que era mejor no dar falsas esperanzas. El siguiente paso que dio una vez hubo establecido el primer contacto, fue el de dejar de hablar con aquellos que veía que sus conversaciones o intereses no confluían. Finalmente ya sólo hablaba con aquellos que habían superado todos los filtros y se centraba en conocerlos más dentro de las limitaciones de hablar sin tener delante a la otra persona.

Decidió dejarse llevar y quedó con el que fue más lanzado y el primero en lanzarse, revisó varias veces su foto y miró de buscar más información del primer pretendiente. Buscó en varias redes sociales para ver si daba con algún dato revelador o descubría que lo que le había contado era mentira sin embargo, no encontró nada y se resignó a las fotos de la aplicación. Quedaron un tarde cualquiera entre semana, así que fue directa al salir de trabajar hacía el punto de encuentro.

 

¿Continuará?

Anuncios

Etiquetas: , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: