Snæfellsjökull III

Impulsado por su deseo de querer abandonar aquella situación y salir adelante, ordenó a sus extremidades que le obedecieron y haciendo un gran esfuerzo separo sus brazos del tronco y los situó por delante de su cabeza.

Poco a poco y cuando tuvo el convencimiento que su cuerpo reaccionaría empezó a reptar. Avanzó unos poco centímetro sin embargo, aquello fue una gran victoria después de haber estado inmóvil durante siglos. Descanso unos  minutos e impulsado por la ira y el odio siguió avanzando, no sabía muy bien en qué dirección iba, simplemente intentaba alcanzar el punto de luz que vislumbro en medio de la negra oscuridad.

Su cuerpo se iba deslizando con irregular suerte por la roca, no tenía otro objetivo que alcanzar aquella luz, quizás no sería su salvación pero decidió llegar hasta ella sin preguntarse ni cuestionarse nada más. Pasados unos minutos decidió parar para recobrar el aliento por el esfuerzo que estaba haciendo, esta vez decidió inclinarse y apoyarse contra una de las paredes de la cueva.

Permaneció un largo tiempo recobrando fuerzas, al cabo de un tiempo decidió reconocer su cara con sus manos, notaba su rostro lleno de pelo y suciedad, pero al fin y al cabo sus facciones le resultaron conocidas. Había pasado tanto tiempo negando su existencia que tuvo miedo de no volver a reconocerse nunca más. Una vez se reencontró con su rostro bajó a su torso, pero lo que descubrió le hizo helarse y quedar paralizado…

Sus manos encontraron un hueco en su pecho, era un agujero de gran profundidad. Comprobó su espalda para ver si aquel agujero le atravesaba por completo, pero no era así. Siguió explorándose y tras unos segundos cayó en la cuenta de que en dentro de aquel hueco faltaba su corazón. ¿Cómo podía seguir con vida? ¿Qué estaba sucediendo?

El terror y la confusión volvieron a romper su cabeza, pero decidió no hacerse más preguntas y reaccionar. Inspeccionó el suelo, y a parte de fría roca también reconoció barro y pequeñas piedras. Así que empezó a juntar barro y piedra en una especie de bola, cuando creyó que tenía la cantidad suficiente la cogió y la introdujo en el hueco. Como no fue suficiente para tapar aquel hueco fue introduciendo más barro y más piedras hasta que consiguió tapar por completo aquel agujero.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: