Cuadrado

Cada vez se iba haciendo más pequeño, sabía que tenía que potegerlo, guardarlo, ponerlo a refugio. Desterrarlo a una caja para que nunca nadie llegará hasta él, en cierto modo no quería puesto que ello supondría la oscuridad absoluta para siempre, pero era la única opción de evitar su desaparición.

Levantó la cabeza, cerró los ojos, respiró lentamente, y se sintió mejor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: