Última vez – provisional – 1st version

Se puso su mejor traje, y la corbata que tanto le gustaba a ella. Aquel día no iba a escatimar en detalles, se puso la colonia que tanto le gustaba y compró un ramo de orquídeas, sabía que eran sus favoritas. Entre todas las plantas, las orquídeas siempre habían sido sus preferidas. Aquella primera visita al jardín botánico fue un gran descubrimiento para ambos, él quedo prendado al ver como ella disfrutaba tanto y descubría nuevos olores. Le encantaba verla disfrutar y compartir momentos con ella, lo era todo para él. Leer Más…

Princesa evenenada parte 2

Golpeó la puerta con la aldaba y esperó, tras unos segundos la puerta se abrió y de su interior salieron siete enanos. Algunos presentaban deformidades tanto en su rostro como en su cuerpo, otros tenían alguna minusvalía psíquica y los más “normales” mostraban actitud desafiante y hostil. Después de hablar durante unos minutos, el príncipe se vio en la obligación de acompañarlos a ver a la “joven yaciente” tal y como ellos la llamaban. Le superaban en número y consideró que su mejor opción era seguirles la corriente, una mala herida le podría suponer problemas. Era mejor no arriesgarse. Le contaron que la chica estaba envenenada por comer una manzana de su madrastra. Una vez estuvieron delante del ataúd le rogaron con insistencia que la besara para así romper el maleficio. Leer Más…

La princesa envenenada -1 parte corregida

Como era habitual el príncipe, salió a dar un paseo a caballo por los bosques cercanos al castillo. Era conocido por todos su interés por explorar los territorios que heredaría. Esta vez se adentró en una zona en la que nunca había estado. A lo lejos, y encima de una colina, vio un resplandor. Parecía una urna con algo en su interior. A medida que se acercaba  a ella con asombro se dio cuenta de que se trataba más bien de un sarcófago, un sarcófago de cristal con un cuerpo en su interior.

Al llegar, bajó de su caballo y descubrió el cadáver de una joven. Estaba abandonado, sin nadie que se preocupase por él ni recibir sepultura <<¿quién ha podido dejar este cuerpo en un ataúd de cristal? Quien lo haya hecho se ha tomado muchas molestias, quizás lo pueda encontrar por los alrededores>>. Con estos pensamientos el príncipe recorrió las cercanías buscando alguna pista que resolviera sus preguntas. Tras cabalgar durante un tiempo, y dispuesto a abandonar encontró una casa. Era una casa de pequeñas dimensiones situada en un valle.

La rueca – versión 2

Durante muchos años los reyes estuvieron persiguiendo tener descendencia, recurrieron a casi todo lo que pudieron, curanderas, remedios caseros y hasta homeopatía que está muy de moda entre la gente sana y hipsters. Pero nada funcionaba, como se puso en duda la virilidad del rey se acostó con varias mujeres para probar que todo fuera bien. La reina no era muy amiga de la medida pero claro, todo estaba justificado por comprobar la calidad de la esencia del rey. Obviamente a la reina se le prohibió semejante práctica, se dio por hecho que era el rey el que fallaba y así se le permitió desfogarse con bellas doncellas. Bastantes días después de aquel experimento y una vez satisfecho, llegó a la conclusión que le había faltado rodaje y que ya estaba preparado para intentarlo de nuevo. La reina compartía su opinión acerca de la falta de rodaje del rey, básicamente apenas la tocaba. Así que aquel experimento no fue otra cosa que legalizar sus infidelidades.

Sea como fuere, querían tener descendencia y se pusieron manos a la obra de una vez por todas, al cabo de un par de meses por fin lo lograron. No se reparó en nada para celebrar el banquete en honor al nacimiento de su hija. Se invitó a todo el mundo: hadas, gnomos, ogros y casi todas las razas posibles que puedan caber en un cuento mágico. Bueno a decir verdad se dejaron de invitar a una hada, las razones eran obvias. No había dios que fuera capaz de aguantarla. Leer Más…

Proficiscentur

Sigue caminando

sigue avanzando

no olvides lo andado

pues marcó tus pies

 

 

Tempus fugit

Tan ciego para no ver

que el presente se escapa

y no poder comprender

la suerte de la vida

Heaven or hell

Después de estar inactivo durante un tiempo aquí dejo otro pedazo de “algo”

Mariano salió lo más rápido que puedo de la iglesia, entre las miradas perplejas de la gente y los empujones del párroco. Seguía sin encontrar respuestas, <<sin duda alguna la vida está llena de callejones sin salida. El hombre se encuentra bajo la presión de la sociedad, el entorno, las expectativas, y el desapego al fracaso. Siendo válido sólo lograr el éxito pero… ¿qué es el éxito? ¿Es lo mismo para todos? ¿Acaso no fracasamos todos en algún momento o ámbito de nuestras vidas? Puesto que si todo el mundo pudiera llegar a la cima, ésta no sería tal y sería un valle. Y para que exista la cima tiene que existir un amplio valle en donde resida la base de la montaña, que a medida que alcanza altura se vuelve más angosta y difícil de transitar>> Todas estas preguntas y dudas rompían la cabeza de Mariano. Leer Más…